miércoles, 27 de julio de 2016

La Filosofía, a las catacumbas en Bachillerato

La clandestinización de la Filosofía en Bachillerato es solo un síntoma más. Como lo es el camino por el que han ido arruinando los estudios de Letras y Humanidades. Primero acabaron con el griego enfrentándolo a Historia del Arte. Luego, diluyeron el Latín con el aguachirle de la Economía. Y multiplicaron catecismos laicos como esas Ciencias del Mundo Contemporáneo que son poco más o menos divulgación de televisión matutina. A fuerza de achicar espacios, seguro que acaban poniendo Perspectivas de Género y otras Melonadas como asignatura new age. Pero la corriente es más profunda, toda esta menuda desintegración de los planes de estudio y su febril infantilización desmemoriada es solo un síntoma de un mal muy avanzado, un cáncer que desarma por completo a nuestros jóvenes, buenistas y sin nada por lo que luchar. Educados en la protesta infantil, en el adanismo suicida, en la espuma de una modernidad vacía y autocomplaciente, que encubren el ovejuno talante en que se los apacienta.

Occidente se está suicidando. Tanto, que, por aportar una imagen muy reveladora, los yihadistas, cuando entran a una iglesia para cometer asesinatos masivos, encuentran un pobre anciano sacerdote, tres monjas y tres fieles. Los nuevos bárbaros no lo tendrán muy difícil para hacer caer un imperio envejecido, epigónico y hastiado de sí mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada