jueves, 12 de enero de 2017

Madre en buena espera

Pienso teñir tu frente
de nube y blanco sueño
con el agua de un nombre
empapado de vuelo.

Y mojaré tu ojos
de sonrisas y besos,
tras una larga aurora
de dolor y deseo.

Y llevarás la sangre
dormida en aleteo
de canciones de cuna
y de atentos silencios.

Y cuando ya tu boca
se me anude en el pecho
no sabré desprenderme
de tan hondo recuerdo.

Un reguero de luna
perezoso, y un viento
codicioso en mis labios
de adormecido tiempo

visitarán la cumbre
de tu hambre y tu sueño,
y añorarás las alas
que dejaste en el cielo.

Ay, sí, qué pena dulce
se derrama por dentro,
qué lágrimas de pluma,
de azahar y de hielo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada